Sometimes I feel like somebody's watchin' me







20 ene. 2011

Propongo brindar porque hoy ha salido el sol

Dicen que la única alegría del mundo es volver a empezar siempre, a cada instante.
La dulce tarde va muriendo detrás los cristales, las calles quedan vacías de coches y fatigas, la luz deshecha revolcándose lentamente por los tejados da morosidad al cuerpo y al pensamiento. Quizás este es el momento de comprensión total. Las cosas y las caras tienen un aire irreal porque están muriendo con la tarde. Ver morir la luz nos recuerda que morimos a cada instante. El espejo jamás reflejará el rostro de hace unos minutos, porque en la piel habrá nuevas arrugas, tendremos menos pelo, o más celulitis, seremos más vulnerables (los golpes de la vida no endurecen la piel contrariamente a lo que dice el tópico), la memoria quizás nos regala el olor de aquel abril remoto, acabo de morir, no soy el mismo que hace un instante, ya empiezo a ser otro, no soy el mismo que hace un instante porque ningún instante dura la eternidad de una vida. La muerte es piadosa y se va instalando en nuestras venas desde que nacemos. Mi primo me muestra lo contrario, pero me gusta pensar en la idea que nacemos muchas veces y morimos muchas veces. Quien ha escrito esto ya está muerto. El día también ha muerto musicalmente y por la ventana entra el amarillo espectral de la luna.

Mañana todo pasara por primera vez.

Gaspar Hernàndez, del libro "Mandra"

Puede que cada día no sea bueno...Pero hay algo bueno en cada día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario